14 consejos para un ritual exitoso a la hora de dormir

14 consejos para un ritual exitoso a la hora de dormir

El ritual de la hora de dormir es una de esas técnicas que los padres jóvenes a menudo descubren cuando las maletas XXL comienzan a pegarse a sus párpados. Cuando sus hijos se niegan obstinadamente a dormir y el nerviosismo gana.

Hay que decir que la separación que precede al sueño es vivida a menudo con gran ansiedad por los niños pequeños, ya sean de pocos meses o de pocos años. Tus gestos, tus palabras, tus intenciones, sin embargo, los tranquilizan.

Concretamente, el ritual de la hora de acostarse corresponde a un tiempo de preparación antes de entrar al sueño, del cual repetirás los mismos pasos todos los días. Un momento que compartirás con tu hijo para ayudarlo a encontrar la serenidad que le permitirá caer en los brazos de Morfeo, con toda confianza.

¿Cómo tener éxito en tu ritual a la hora de dormir?

Si lee este blog con regularidad, es posible que haya notado que no existen recetas preparadas para cuidar a un niño. Afortunadamente, algunos consejos ofrecen puntos de referencia tranquilizadores en los que basarse. ¡Aquí ya son 14!

1 | Crea una atmósfera propicia para dormir.

Es el punto de partida de cualquier ritual a la hora de acostarse. Baja el volumen de tu voz, atenúa la luz, muévete con calma, corta cualquier fuente de distracción (radio, TV, consola, computadora…) y muéstrate disponible para tu hijo.

2 | Invente su propio ritual a la hora de dormir

A cada uno su propio escenario. Algunas personas hacen que el cepillado de los dientes sea parte del ritual a la hora de acostarse, otras consideran que comienza con la lectura del cuento. Pero también puedes deslizar un momento para el diálogo, un momento de cariño, algunas canciones de cuna … en fin, cualquier cosa que tranquilice a tu hijo.

3 | Repite siempre los mismos pasos

Un ritual a la hora de dormir se repite como un truco, un mantra, una rutina tranquilizadora. Siempre organizado de la misma forma, permite a tu hijo apoyarse en puntos de referencia tranquilizadores, imprescindibles para afrontar este momento de angustia que precede al sueño. En resumen, repita el mismo escenario todas las noches.

4 | No dudes en reorganizar tu ritual

Ningún ritual a la hora de dormir es inmutable. A veces tendrás que reinventarlo según los deseos de tu hijo, pero también según su evolución. Las necesidades de un bebé de pocos meses no son las mismas que las de un bebé de 4, 5 o 6 años. Escuche y sea flexible solo cuando surja la necesidad.

5 | No dejes a tu hijo solo

Atrapado en el ajetreo y el bullicio del final del día, es posible que tenga la tentación de dejar a su hijo solo para cepillarse los dientes, ponerse el pijama o leer su libro. Porque lo consideras alto y autosuficiente. Esto es un error, a menos que te lo pida explícitamente. Quédate a su lado y abrázalo con tu reconfortante presencia. No te arrepentirás de los pocos minutos que pasó a su lado cuando duerme profundamente.

6 | Ármate de todo tu amor

El ritual de la hora de acostarse es uno de sus momentos especiales en el que los abrazos, los besos y las dulces palabras adquieren una importancia primordial. Para tu hijo, esta es una oportunidad para llenarse de amor y ternura antes de afrontar la noche solo. En resumen, abre tu corazón.

7 | Juega con tu voz

Es una parte esencial del ritual a la hora de acostarse. Tranquilizador, su voz ayudará a calmar a su hijo, sea cual sea su edad. Dile palabras dulces que repetirás todas las noches con la misma intención sincera, con el corazón abierto. Tararee canciones de cuna y léale libros, incluso si no tiene la edad suficiente para entenderlas. La musicalidad de tu voz ayudará a calmarla.

8 | No espere hasta que su hijo se duerma

El ritual de la hora de acostarse no se trata de ayudar a su hijo a dormirse, sino de prepararse para este paso con él antes de dejar que se duerma por su cuenta. Sal de la habitación antes de que se duerma, para que poco a poco encuentre los recursos que le permitan ganar confianza y autonomía.

9 | No lo hagas dormir

Si no puede conciliar el sueño cuando se le ordene, repítase que es lo mismo para su hijo. No le ordene que se duerma inmediatamente, ya que esto puede despertar sus ansiedades. En cambio, invítelo, si dice que no tiene sueño, a descansar en su cama.

10 | Limitar recordatorios

En algunos momentos, su hijo se dormirá en dos pasos, mientras que en otros los recordatorios serán incesantes. Estrés, pesadillas, dificultades temporales… las razones de estos cambios pueden ser tan numerosas como varían de un niño a otro. No dudes en responder a las primeras peticiones para tranquilizarlo, pero también aprende a acabar con sus recordatorios indicándole con tanto amor como firmeza.

11 | Recuérdale que no estás lejos

Si su hijo está particularmente ansioso en este momento, puede decirle que está en la habitación de al lado. Tranquilícelo recordándole que irá a verlo si realmente no se siente bien.

12 | Respeta la hora de dormir

La hora a la que acuesta a su hijo también forma parte del ritual. Y si puede desviarse excepcionalmente de él, tenga en cuenta que el tiempo es a menudo uno de los hitos esenciales de un niño.

13 | No prolongue el ritual de la hora de acostarse indefinidamente

A menudo se dice que un ritual a la hora de acostarse debe durar unos veinte minutos. Esta estimación debe ponderarse de acuerdo con sus hábitos, la edad de su hijo, su nivel de confianza y los elementos que incluye en su escenario. Mejor no exceder los 10 minutos con niños pequeños. Por otro lado, puede presionar hasta 30 minutos para los niños mayores, especialmente si considera que lavarse los dientes, acicalar al gato y ponerse el pijama son parte integral del ritual.

14 | Permítete el derecho a fallar

Esta noche, ¿plantaste el ritual de la hora de dormir? ¿Porque estás ansioso tú mismo? ¿Porque tu mente está ocupada con otra cosa? ¿Porque no tienes la energía? No es grave. Descansa, sin duda lo harás mejor mañana. Y nunca olvide que su hijo no espera que usted sea perfecto, solo usted mismo.

Algunos libros para comprender mejor el sueño de los niños:

  • El sueño de mi hijo. Las claves de las noches tranquilas
  • El gabinete de las emociones: ayude a su hijo a dormir bien
  • El sueño, los sueños y el niño
  • Este niño que no duerme
  • Mi método de sofrología para niños: concentración, sueño, emociones

Aquí encontrará otros consejos para ayudar al bebé a dormir toda la noche.

Y usted ? ¿Cuáles son sus consejos para un ritual exitoso a la hora de acostarse con su hijo?

Crédito de la foto: mamá y sus hijos antes de dormir.

Categorías Para Comprar Artículos

Artículos Relacionados

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario