¿Cómo preparar comidas equilibradas en familia?

¿Cómo preparar comidas equilibradas en familia?

Cuando llega la hora de la comida, siempre surge una pregunta: «¿Qué comemos?» «. La gestión de los menús familiares puede convertirse rápidamente en una carga diaria. Por no hablar de la cena que a veces se convierte en un fiasco, con niños emocionados, cansados ​​de comer lo mismo o cansados ​​de esperar a que la comida esté lista.

Comer bien es una tensión mental para los padres preocupados por la salud de sus familias. Aunque suene simple en el papel, preparar una comida saludable no es tan fácil. Diariamente, el tiempo que se dedica a preparar las comidas suele ser breve. La energía que se necesita también es difícil de conseguir.

Sin embargo, al favorecer las comidas caseras, usar el almuerzo para llevar o incluso adoptar la cocción por lotes, es muy posible preparar comidas balanceadas en familia, mientras se libera de una buena dosis de estrés. ¡Descubre nuestros consejos!

¿Qué es una comida balanceada?

Una comida equilibrada se puede resumir en tres conceptos simples: variedad, placer y moderación.

La variedad es fundamental en el equilibrio de una comida. Permite satisfacer todos los nutrientes que nuestro organismo necesita: proteínas, carbohidratos, lípidos, etc. Todos estos se encuentran naturalmente en diferentes categorías de alimentos. Lo ideal es componer un menú lo más variado posible: arroz, pasta o patatas para los hidratos de carbono, carnes, pescados, legumbres o lácteos para las proteínas, verduras y frutas para las vitaminas.

La noción de placer debe tener un lugar importante durante la comida. Comer con envidia te permite apreciar mejor la composición de tu plato. Esto anima a tomarse el tiempo para degustar. Una comida ingerida sin estrés es mejor asimilada por el organismo. La noción de placer no pasa solo por el aspecto gustativo, sino por compartir con los demás. Este momento es fundamental tanto para padres como para niños. También es estructurante para ellos, porque le da ritmo a su día y constituye un momento esencial de intercambio.

La noción de moderación también es fundamental. Sin privarte, es necesario no sucumbir a tus propios deseos. No se prohibirá ningún alimento. Sin embargo, es recomendable adaptar las cantidades según la ingesta calórica. Por tanto, conviene limitar los productos salados, dulces y grasos. Sin embargo, el equilibrio alimentario no se consigue con una sola comida, sino durante el día y la semana. Por lo tanto, una desviación durante un fin de semana puede compensarse con una mayor vigilancia en los días siguientes. ¡No es necesario que te presiones constantemente!

Estos tres conceptos están íntimamente ligados: variar los placeres con sabiduría es, por tanto, un hábito a tener en cuenta para equilibrar las comidas.

7 consejos para preparar comidas familiares equilibradas

Por no hablar de su preparación, pensar en las comidas familiares diarias es un verdadero dolor de cabeza. Organización y anticipación son las palabras clave para aliviar esta carga. A continuación se ofrecen algunos consejos para preparar comidas familiares equilibradas.

1 | Elija hecho en casa

Lo primero que hay que hacer es limitar al máximo la compra de productos elaborados y favorecer los productos caseros. De hecho, si miramos la composición de los platos cocinados, podemos asustarnos rápidamente. ¿Crees que nunca tendrás tiempo? Sin pánico ! Durante los períodos de mucho trabajo, siempre mantenga verduras simples en el congelador. Por lo general, se cocinan rápidamente. Con algunas especias, obtienes un plato con mejores sabores y cualidades nutricionales que la comida enlatada. Eso sí, es mejor trabajar con productos frescos, pero con este truco te cocinas tú mismo sin pasar horas en él.

2 | Compra productos de temporada

Parece una obviedad, pero el ritmo diario a veces hace perder la noción del tiempo. Comprar frutas y verduras de temporada permite que se aprecien mejor. Comer un melón en marzo realmente no tiene el mismo sabor que en pleno verano cuando está tomando el sol. Obtienes más placer al comer. Si ve tomates en su puesto de mercado temprano en enero, prefiera las zanahorias, que son mucho más sabrosas en esta época del año.

3 | Suscríbete a una lonchera casera

He aquí un concepto innovador y súper práctico: la entrega de almuerzos para llevar a domicilio. Dependiendo de tus necesidades, pides platos preparados o kits de cocina, como los que ofrece Kitchendaily, por ejemplo. Si no tiene tiempo, las comidas cocidas se calentarán en 2 minutos. Los kits de productos frescos, por otro lado, están diseñados para estar listos en 20 a 30 minutos. La ventaja de esta fórmula: todos los platos están diseñados para estar perfectamente equilibrados. Es una solución que hace la vida más fácil y que despierta el placer de cocinar sin complicaciones. ¡No más compras de comestibles y la búsqueda de nuevas ideas! Preparas menús frescos, equilibrados y cocinados como en un restaurante. ¡Una fórmula que se adapta a la vida moderna sin dejar de ser totalmente saludable!está por aquí .

4 | Planifique las comidas con anticipación

Para evitar ser sorprendido con la guardia baja, un buen consejo es planificar sus comidas. Cuando llegas a casa, no tienes que pensar en el menú de la noche, ¡y eso ya es mucho! Dependiendo de su organización, puede planificar menús para la semana o el mes. Los niños pueden participar incluyendo el sinfín de papas fritas o pastas en el horario. Por supuesto, no dejes de combinarlos con algo más ligero para alcanzar tus objetivos. Este truco, fácil de implementar, solo tiene ventajas: ahorro de tiempo, comidas más equilibradas y presupuesto controlado.

5 | Adoptar la cocción por lotes

¿Sueñas con volver a casa por la noche y solo tener que poner los pies debajo de la mesa? La cocción por lotes es para ti. El concepto es simple: cocinar los fines de semana durante toda la semana. ¿No quieres pasar el domingo en la cocina? No te preocupes, ¡solo te llevará 2 horas! La idea es armar menús para la semana que combinen ingredientes comunes. Un ejemplo: compras zanahorias para comer ralladas el lunes, en puré el martes y en sopa el jueves. Por lo tanto, ¡solo hace una tarea de pelar y, a veces, incluso cocinar! Inteligente, ¿no? Una vez preparados, guardas los platos en la nevera o en el congelador, y los recalientas en el último momento. Combinado con la planificación del menú, ¡esta es una fórmula ideal!

6 | Cocine simplemente

Cocinar no es necesariamente del gusto de todos. La idea no es agregar estrés adicional: ¡manténgalo simple y vaya al grano! En invierno, las sopas aportan muchas vitaminas. Es rápido, fácil y puedes variar las combinaciones de verduras para evitar el aburrimiento. En verano, adopte también sopas frías como el gazpacho. Cuando llega la temporada, opta por melones, pepinos o ensaladas de tomate. Una simple fruta también ayuda a terminar la comida. Respetas el viejo adagio de «cinco frutas y verduras al día».

7 | Preparar en cantidad

Cuando cocines dobla las cantidades: pones una porción en el congelador que no sacas hasta unas semanas después. ¡No te llevará más tiempo e incluso lo guardas para las próximas semanas!

Y usted ? ¿Cuáles son tus consejos para preparar comidas equilibradas en familia?

Categorías Para Comprar Artículos

Artículos Relacionados

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario