¿Cuáles son los beneficios del masaje para bebés?

¿Cuáles son los beneficios del masaje para bebés?

La vida del bebé no es un río largo y tranquilo. Venir al mundo es una verdadera hazaña para un bebé recién nacido que debe adaptarse repentinamente a un nuevo entorno. Por no hablar de los pequeños problemas de salud (diversos dolores y molestias) que pueden presentarse durante los primeros meses.

Para brindarle algo de consuelo, los padres pueden ofrecerle sesiones de masaje. Pies, estómago, brazos, piernas, cabeza … desde muy pequeños los bebés son receptivos a los masajes de distintas partes del cuerpo.

Entonces, ¿por qué masajear al bebé? ¿Qué aceite usar? ¿Cuáles son los beneficios del masaje? Como proceder ? Este artículo responde a todas estas preguntas dándole algunos consejos.

¿Cuáles son los beneficios de los masajes para bebés?

En muchas civilizaciones, es muy común masajear a su bebé con regularidad para calmarlo después de la terrible experiencia del nacimiento y crear un fuerte vínculo con él. Los masajes también tienen un efecto sobre la salud de los bebés.

Los masajes inicialmente le permiten recuperar un contacto físico del que estaba «privado» en el momento de su nacimiento. Al masajear al bebé desde una edad temprana, encuentra las sensaciones uterinas y se calma. Sentir tu mano tocarlo le da una sensación de bienestar.

Masajear a un bebé también tiene muchos efectos positivos:

  • El masaje promueve el desarrollo y fortalecimiento del vínculo de apego. Entonces, el padre crea una relación real con su hijo. Es un medio de comunicación con su pequeño.
  • Masajear al bebé y tocarlo le permite comprender el diagrama de su cuerpo y saber que existe por derecho propio. 
  • Los masajes mejoran el sueño del bebé… y por tanto el tuyo. ¡Un efecto significativo! Gracias a las caricias que realiza sobre su piel muy suave, el bebé aprende a relajarse y calmarse. Luego, su cuerpo secreta más melatonina, la hormona del sueño, para noches de calidad.
  • Los masajes también pueden aliviar los cólicos. Relajan el estómago y así actúan sobre el sistema digestivo. Masajear al bebé mejora el tránsito intestinal y así alivia las molestias al tiempo que previene el estreñimiento.
  • El masaje estimula la circulación sanguínea y promueve la liberación de la tensión muscular. 
  • Finalmente, al igual que para los adultos, la sesión de masaje disminuye el nivel de cortisol en sangre (hormona del estrés) y aumenta el de oxitocina (hormona de relajación). Tu bebé está relajado y perfectamente zen. 

¿Cuándo es el mejor momento para masajear a su bebé?

Para empezar, es importante elegir el mejor momento para realizar tu masaje. Es recomendable estar completamente disponible para el bebé.

Masajee lejos de las comidas y especialmente no cuando sea la hora de comer. Podría estar irritable y, por lo tanto, no muy receptivo. Lo ideal es hacerlo después del baño, o por qué no después del cambio.

Elija un lugar tranquilo y templado que no sea demasiado brillante. Recuerde quitarse las joyas para no lastimar al bebé y lavarse las manos. Una alfombra, tu cama, el cambiador… pon a tu bebé en el lugar que te parezca más práctico.

¿Cuáles son los gestos y técnicas correctos para masajear al bebé?

Vierta una pequeña cantidad de aceites de masaje (por ejemplo, aceite de almendras dulces) en la palma de su mano y caliente sus manos. Existen aceites de masaje orgánicos adecuados y bien tolerados por la piel sensible de su hijo.

Por último, realiza suaves masajes y confía en ti mismo. La técnica ? Realiza ligeros movimientos circulares sobre su piel, en el sentido de las agujas del reloj.

Masajee los brazos, piernas, pies, arco, dedos de los pies, estómago, sin mencionar su espalda. Estas son las partes del cuerpo que más aprecia. Cuando esté lo suficientemente cómodo, masajee también su cara, cuero cabelludo, cuello y abdomen. Estas partes frágiles requieren movimientos suaves y apropiados. ¡El efecto será inmediato! Tu hijo será Zen y tú también.

¿Con qué frecuencia masajear a su bebé?

Repetir la sesión todos los días, de 5 a 10 minutos, para que se convierta en un auténtico ritual y un puro momento de complicidad. Recuerde prestar atención a las reacciones de su hijo. Si parece molesto o agitado, detenga la sesión o cambie su forma de hacer las cosas y sus técnicas. Por último, no olvides hablarle en voz baja para ponerlo en las mejores condiciones.

El masaje con aceite es un momento relajante y privilegiado entre los bebés y sus padres. Tenga en cuenta que no todos los niños disfrutan de los masajes, al menos la primera vez. Si este es tu caso, mantén la confianza y no te rindas. Vuelve a intentarlo más tarde. Si no te sientes muy cómodo, también puedes apuntarte a un taller de masajes. Este pequeño entrenamiento te permite aprender los gestos correctos. Es posible que conozca alguna asociación que ofrezca este tipo de formación. ¡Así que empieza!

Y tú, ¿practicas regularmente masajes con tu bebé?

Categorías Para Comprar Artículos

Artículos Relacionados

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario